El Parque Nacional Volcán Masaya, localizado en el departamento del mismo nombre es un atractivo turístico que atrae a personas de todo el mundo.

Los viajeros llegan al lugar a fin de presenciar el espectáculo de la naturaleza, pues se puede ver el volcán en todo su esplendor.

El lugar cuenta con un mirador desde el que se puede observar la lava. El Parque Nacional Volcán Masaya tiene una visita diurna de 9:00 a.m. a 4:45 p.m. Asimismo, cuenta con una visita nocturna de 5:00 p.m. a 8:00 p.m.

Recomendamos esta última visita, ya que en la noche se puede apreciar mejor la lava del volcán. El lugar, que fue descrito por los españoles colonizadores como “La Boca del Infierno”, tiene un costo de entrada de 10 córdobas (aproximadamente tres dólares).

Cómo llegar al volcán

Pueden llegar hasta el lugar en su carro, o pagar por un transporte privado. Este tiene un costo de cuatro dólares por persona.

De igual forma, el parque cuenta con dos volcanes y cinco cráteres. Además del mirador, se pueden tomar fotos del segundo volcán, Nindirí, que está inactivo.

Durante nuestra visita al Parque Nacional Volcán Masaya llovió, por lo que recomendamos llevar una sombrilla o poncho para la Lluvia. Sin embargo, esto no impidió que se pudiera divisar la lava.

Historias

“En la cima del Masaya se observa el cráter Santiago con 500 metros de ancho y 200 metros de profundidad, desprendiendo gases y fumarolas activas coquetean con las nubes de su entorno”, detalla el portal Visit Nicaragua en su página web.

Asimismo, el portal explica que “en lo alto de una colina junto al cráter del Volcán Masaya se levanta una cruz, en el mismo lugar donde fuera plantada otra similar en 1528 por el celoso fraile mercedario Francisco de Bobadilla, con el objeto de exorcizar al diablo”.