No hay excusas para dejar de ejercitarse mientras se viaja, ya que existen múltiples formas de mantenernos activas mientras conocemos un nuevo destino.

“Mantenerse activo durante un viaje no tiene por qué verse como una tortura, con caminar 20 a 30 minutos diarios (de paso conoces más del país y sus rincones) o hacer una rutina sencilla en el cuarto del hospedaje por 30 minutos el cuerpo reconocerá que sigues en movimiento. Además, puedes pecar en tu alimentación sin remordimientos”, expuso la experta en temas fitness Perla Alessandra Hernández.

La también creadora de Vegan Fitness Puerto Rico compartió con Latina Travellina que un estilo de vida activo es sumamente importante para mantenernos funcionales en nuestras vidas. Asimismo, Hernández especificó que entre los beneficios de ejercitarse están la prevención y hasta reversión de enfermedades.

“En el tema de los viajes es importante continuar con la actividad física. Muchas veces asociamos la palabra ‘’viaje’’ con detener nuestra rutina por completo, por lo que llegamos a estropear nuestro progreso. A modo de ejemplo, digamos que estuviste cuatro meses intentando bajar tu porcentaje de grasa o haciendo todo lo posible para aumentar masa muscular, así que estuviste entrenando fielmente 1 hora todos los días y comenzaste a ver cambios. Pero, llegó el viaje, te olvidaste y dejaste de entrenar. ¿Sabes cuán complicado será comenzar nuevamente?”, comentó la experta.

Momento ideal para ejercitarse

En cuanto al momento ideal para ejercitarse mientras una viaja, Hernandez manifestó que no existe un horario perfecto. Sin embargo, cuando se viaja es necesario tener en cuenta factores como la flexibilidad. La también periodista indicó que, según guías especializadas, en entrenamiento algunos cuerpos son más flexibles en las noches que en el día.

De igual forma, mencionó que se debe tener en cuenta la agenda del día anterior. “Si te acostaste tarde y de paso consumiste alcohol, no estarás en condiciones de ir a entrenar en la mañana”, indicó. Asimismo, Hernández recordó que la agenda de actividades influye en el horario en el que podremos entrenar.

Ejercicio durante el viaje

La experta mencionó que, como viajeras, buscamos alternativas de hospedaje que no se salgan de nuestros presupuestos, por lo que no siempre tendremos la oportunidad de conseguir un hotel con gimnasio. Sin embargo, recordó que, ¡esto no debe ser una excusa para dejar de ejercitarnos!

“Si tienes exteriores grandes cerca o espacio en tu mismo alojamiento, puedes optar por crear una rutina de cuerpo completo ‘’full body’’, que incluya ejercicios cardiovasculares y de fuerza. Es importante jugar con las series y las repeticiones”, contó. 

Además, dijo que algunos ejemplos de ejercicios que se pueden realizar son variaciones de sentadillas o squats, Jumping Jacks, Planchas o planks, Pushups, Dips de triceps y lunges.

Finalmente, Hernández recomendó llevar en la maleta una banda de resistencia, ya que es ligera, fácil de usar y puedes llevarla a todos lados.